jueves, 29 de julio de 2010

MELAZA envez de azúcar

Melaza en lugar de azúcar. Sabor y salud

El residuo con consistencia de jarabe, que queda después de separar el azúcar cristalizado del líquido madre, recibe el nombre de melaza o también, impropiamente, de miel de caña.

La melaza ya no contiene azúcar cristalizable, pero si todavía de un 30 a un 40 por ciento de sacarosa y mucha glucosa.

La melaza se ha empleado casi siempre como alimento para el ganado, ya que al igual que el salvado de los cereales, estaba considerado un subproducto alimentario de poco valor. También se utiliza para la obtención de alcohol y para la cría de levaduras.

Hoy sabemos que la melaza contiene las vitaminas y minerales que le faltan al azúcar, al igual que el salvado aporta la fibra de la que carece la harina.

Resulta extraordinariamente sorprendente que el jugo de la caña de azúcar exprimido inicialmente de sus tallos y sometido, para la obtención del azúcar cristalizado y de la melaza, a una serie de procesos químicos y fuertes tratamientos térmicos, nos deje al final un producto en forma de la melaza, que todavía tiene interés desde el punto de vista fisiológico-nutritivo y medicinal.

Composición comparativa de la melaza con el azúcar

El azúcar blanco carece totalmente de vitaminas, casi totalmente de minerales y oligoelementos.

En la melaza, sin embargo, todas estas sustancias alcanzan valores altos e incluso muy altos, superando en varias, aún en muchas veces, los valores de la miel. La melaza es un alimento extraordinario, provisto de sustancias activas esenciales.

En la actualidad sabemos con seguridad que los complejos de sustancias activas naturales creadas dentro de un fruto suelen ejercer un efecto muy diferente, y casi siempre mucho mejor, que las sustancias activas individuales aisladas o fabricadas sintéticamente, ya sean vitaminas, minerales u oligoelementos.

Al contrario que el azúcar puramente industrial, el azúcar no modificado y no sulfurado en la melaza constituye un conjunto de fuerzas y sustancias activas de primer rango.

Hoy en día la melaza se vende como producto de primera calidad y a precios asequibles en los comercios de dietética.

Se habla también cada vez más de la importancia medicinal de la melaza. A la vista de los valores extraordinariamente elevados de las sustancias activas puede suponerse su aplicación y eficacia dietoterápica.

En la actualidad, se debe decir que el azúcar industrial blanco interviene con toda probabilidad como factor responsable de numerosas enfermedades. Así que haríamos bien en, no sólo eliminar completamente el azúcar blanco de nuestra dieta, sino en sustituirlo por un consumo moderado de melaza de caña (u otros edulcorantes como los que mencionamos al final de la entrada) cuyo valor curativo es importante, aunque más lo es el profiláctico (preventivo).

Ensayos e investigaciones realizados por la Universidad Estatal de Ohio, (Estados Unidos), con respecto a las sustancias contenidas en la melaza y en el jugo de la caña de azúcar, han conducido a la cifra considerable de 64 componentes distintos.

Valor nutritivo de la melaza

Además de azúcares (sacarosa, glucosa y fructosa), la melaza es muy buena fuente de vitamina B6 (en general de vitaminas del grupo B a excepción de B1), calcio, magnesio, hierro, potasio y oligoelementos.

Indicaciones terapéuticas de la melaza

  • Anemias de diferentes orígenes.
  • Trastornos de la vesícula biliar, cálculos biliares.
  • Dermatitis, eccemas, psoriasis.
  • Problemas cardiovasculares (hipertensión, angina de pecho).
  • Patologías del cerebro, piel y uñas.
  • Estreñimiento, colitis.
  • Artritis, artrosis, osteoporosis.
  • Trastornos nerviosos.
  • Deportistas. Ideal para evitar agujetas y obtener una rápida recuperación. Una fórmula interesante es añadir a un vaso de agua una cuchara de postre de vinagre de manzana y una cucharada sopera de melaza.

Formas de administración de la melaza

1 cucharada sopera para añadir a zumos, infusiones, yogur, cuajada. Se puede usar como edulcorante en la cocina y en la mesa, al igual que la miel. No es adapta para diabéticos por su riqueza en azúcares simples.

Más opciones para edulcorar

En la actualidad, existen otras opciones saludables para edulcorar nuestras bebidas, comidas y postres: miel artesanal (olvídate de las “mieles industriales/comerciales”, ya que son el 65% sacarosa), azúcar integral de caña (el mejor tipo de azúcar), sirope de manzana, melazas de cereal (por ejemplo arroz), sirope de arce (un poco caro), y stevia (tolerado por diabéticos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.