lunes, 20 de septiembre de 2010

Desarrollo Psicológico y Los Chacras

Los Chakras y el desarrollo psicológico

Los chacras se desarrollan a medida que el ser humano va madurando. Cada uno de ellos representan pautas psicológicas que evolucionan en la vida del individuo a través de un flujo energético natural. Cuando estamos ante una experiencia desagradable tendemos a bloquear nuestros sentimientos y de este modo detenemos gran parte del flujo energético natural. Esto repercute en el desarrollo natural de cada uno de los chacras dando lugar a la inhibición de una función psicológica que estaba totalmente equilibrada. Por ejemplo, si una persona se siente rechazada cuando intenta demostrarle afecto a otra persona, seguramente ante el rechazo intentará detener sus sentimiemtos de amor interno, bloqueandolos. Para eso tendrá que detener el flujo energético a través del chacra del corazón. Cuando esto suceda, el desarrollo del plexo cardíaco quedará afectado y es muy probable que somatice a nivel físico.

Los chacras se bloquean cuando la energía que fluje por ellos queda atascada, al no fluir de manera normal, el chacra se tapona y comienza a girar de manera irregular o en dirección contraria a las agujas del reloj.

Cuando los chacras funcionan correctamente, cada uno de ellos se abrirá y girará en el sentido de las agujas del reloj de esta manera absorve y metaboliza la energía que proviene del universo. Cuando el chacra gira en sentido contrario, la corriente energética fluye desde el cuerpo hacia fuera, con lo que interfiere al metabolismo. Por lo tanto decimos que el chacra está cerrado a las energías que provienen del exterior.

Los chacras no sólo metabolizan la energía sino que tienen la capacidad de detectarla, en otras palabras, sirven para proporcionarnos información sobre el mundo exterior.

Cada chacra está intimamente relacionado con una función psicológica específica.



El primer chacra, el centro coccígeo, está relacionado con la cantidad de energía física y el deseo de vivir en la realidad física. El coccís actúa como una bomba de enrgía en el nivel etéreo, ayudando a encauzar el flujo energético hacia arriba por la columna vertebral. La potencia física combinada con la voluntad de vivir da al individuo una presencia de poder y vitalidad. Cuando este chacra está activo la persona actúa como un generador, dando energía a los que lo rodean y recargando su propio flujo energético.

Cuando el centro energético está bloqueado o cerrado, la vitalidad física también queda bloqueada, por lo cual evitará hacer cualquier actividad física ya que su energía está baja.



El centro púbico está relacionado con la calidad del amor al sexo opuesto. Cuando este chacra está abierto facilita la capacidad de dar y recibir placer sexual y físico.



El centro sacro está relacionado con la cantidad de energía sexual de la persona. Si el centro está abierto, la persona siente su potencia sexual. Si bloquea este chacra, el flujo energético sexual será débil. Es muy problable que el impulso sexual decaiga, por lo cual tratará de evitar el sexo, negando su importancia y su placer, lo que dará lugar a la desnutrición del área afectada.

El chacra sacro actúa unido al chacra púbico. Con esto decimos que la sexualidad de una persona está conectada con su fuerza vital. Y esto es aplicable a cada uno de los chacras ya que si un chacra está bloqueado también bloquea la fuerza vital que reside en el área relacionada. Como el área pélvica del cuerpo es fuente de vitalidad, cualquier centro bloqueado en esta zona reduce la vitalidad física y sexual.

Cuando el centro púbico se bloquea produce una incapacidad de la mujer de alcanzar el orgasmo y del echo de poder conectarse a nivel sexual con su pareja. Cuando es el varón quien sufre esta disfunción probablemente interfiera en su capacidad para lograr la erección o bien se puede producir orgasmos prematuros. Desde el punto de vista psicológico siente temor en algún nivel profundo de dar rienda suelta a su propia sexualidad y por lo tanto la retiene. De este modo su flujo energético se interrumpe, se atasca, o fluye en dirección hacia la espalda, al exterior del chacra sacro, de manera que, en el orgasmo dispara la energía por el segundo chacra en vez de por el pene. Esta experiencia provoca aversión al orgasmo y evita el coito.

Es muy usual que uno de estos centros este abierto y el otro esté cerrado. De este modo se producirá un exceso de funcionamiento en uno de los centros y un déficit en el otro. A modo de ejemplo diremos que para muchas personas es díficil combinar una enorme potencia sexual con una actitud abierta a dar y recibir en el coito. En estos casos lo frecuente es que la potencia sexual se transforme en fantasía. Cuando el centro posterior es fuerte en dirección de las agujas del reloj y el centro delantero es débil o está cerrado, la persona tendrá un fuerte impulso sexual y una gran necesidad de tener relaciones sexuales. Sin embargo el problema está en que esa gran cantidad de energía sexual no irá acompañada de la capacidad de poder dar y recibir sexualmente porque el chacra está bloqueado, por lo tanto será muy difícil satisfacer ese impulso sexual.



El plexo solar es el plexo energético por el cual uno puede reconocer su propio lugar en el Universo. Con esto quiero decir que la persona se siente enraizado en su lugar dentro del universo. Aunque este chacra es mental su funcionamiento está intimamente relacionado con las emociones personales de cada individuo. Esto significa que la mente es un regulador de los procesos emocionales.

Si este chacra está abierto y funciona correctamente la persona tendrá una vida emocionalmente satisfactoria. Si este centro está cerrado la persona bloqueará sus sentimientos hasta un punto de no sentir nada. Muchas veces este centro sirve como bloqueo entre el corazón y el sexo. Si estos dos centros están abiertos y el plexo solar bloqueado, ambos actuarán por separado, es decir, el sexo no estará profundamente conectado con el amor y viceversa. El centro del plexo cardíaco está relacionado con la capacidad que tiene una persona de poder relacionarse con otra.

Cuando un niño nace existe un cordón umbilical etéreo que lo conecta a la madre. Estos cordones representan la conexión humana. Cuando una persona se relaciona con otra crecen cordones entre los dos chacras.. Cuanto más fuerte es la relación que establezcan, mayor fuerza tendrán esos cordones.

Desde el punto de vista transaccional podemos determinar la clase de relación que una persona establece con otra. Por ejemplo podríamos preguntar lo siguiente:

¿Está usted interctuando con las personas como lo haría un niño con su progenitor?

¿o como si las otras personas fueran el niño y usted el adulto?, ¿o están actuando ambos como adultos?. Este tipo de preguntas clarifica mucho el tipo de relación que se está llevando a cabo. Y esto es importante porque la naturaleza de los cordones de los chacras que cree usted en su primera familia se repetirán en relaciones posteriores que tenga con otras personas. Como niño, los cordones de dependencia que se establecen en la relación madre- hijo, representan justamente eso: madre- hijo. Como adultos lo más probable es que se establezcan cordones de dependencia hijo-madre entre usted y la otra persona.



El centro diafragmático, es el que se sitúa detrás del plexo solar, y está asociado con la actitud que cada uno posee hacia la propia salud física. También se lo conoce como "centro de curación" y está relacionado con la curación espiritual.

Es un centro volitivo como el situado entre los omóplatos. Se asocia al plexo solar y está abierto, si el plexo solar también lo está. Un ejemplo de esto es lo siguiente: si una persona tiene el plexo solar abierto y a través de él siente internamente que conectada a su lugar en el mundo, aceptando que encaja a la perfección, esto se manifiesta a nivel físico como "salud corporal o física". La salud total dependerá de que todos los centros estén abiertos y equilibrados.

Con lo descripto hasta ahora podemos decir que a medida que vamos describiendo los chacras, los aspectos frontal y posterior de cada uno, deducimos que es más importante activar y promover el equilibrio de ambos que activar solamente uno de ellos.



El plexo cardíaco es aquel por el cual desarrollamos los sentimiemtos de amor hacia uno mismo y a los demás. A través de este centro conectamos los cordones con el plexo cardíaco de aquellos que amamos, sean hijos, padres, amigos, conyuges o amantes.

Este centro energético es muy importante en el proceso curativo. Todas las energías que se metabolizan mediante este chacra ascienden a través de las raíces de los chacras y hacia al interior del chacra del corazón antes de salir por las manos y los ojos del sanador. En el proceso de curación, el corazón transmuta las energías del plano terrenal y las convierte en espirituales y viceversa, las espirituales en terrenales para que el paciente las pueda utilizar.



Centro volitivo ubicado entre los omóplatos. Es el centro por el cual actuamos de la manera que lo hacemos en el mundo. Si este centro está abierto sentiremos que nuestros deseos concuerdan con todos aquellos a los que amamos y que nuestro plan está de acuerdo con la voluntad divina.

Un ejemplo claro de esto sería plantearse a uno mismo la necesidad de llevar un proyecto a cabo y visualizar que nuestros amigos nos ayudan en lo que necesitamos y tener la visión de que al exponer nuestro proyecto tendremos la aceptación del otro diciendonos la siguiente afirmación: "si, esto es precisamente lo que estabamos buscando".

Si el chacra gira en dirección inversa la sensación es que todos están en contra de nuestra voluntad y la afirmación en este caso sería: " es mi voluntad sobre la tuya". Este tipo de persona funciona por control y trata de dar mayor seguridad a su vida controlando a los demás.

Si este centro está sobreactivado la persona funciona principalmente a través de su voluntad y su poder y no tanto por el amor en si mismo. Es la típica persona que en su relación de pareja actúa como si ella fuera el propietario de su cónyuge en lugar de ser su igual.



El chacra de la garganta se halla asociado a la toma de responsabilidad en las necesidades propias. Este centro también nos muestra cual es el estado de la persona al recibir lo que necesita. Si la persona considera al mundo como un lugar hostil, será una persona cauta y sus esperanzas sobre lo que haya de recibir serán negativas. Como esta actitud le hace crear un campo de fuerza negativa, atraerá lo negativo. Cuando la persona abre este centro laríngeo atraerá la mayor cantidad de energía que sea posible, cantidad que le permita mantener su centro abierto la mayor cantidad de tiempo posible. Este chacra puede abrirse y cerrarse tantas veces como sea necesario hasta que la persona borre las concepciones erróneas de lo que es dar y recibir y se transformen en la posibilidad de poder percibir al universo como un lugar seguro donde encuentre todo lo que necesita.



El quinto chacra o centro profesional. Está asociado con los sentimientos que la persona tiene con respecto a la sociedad, sus pares y su profesión.

El centro de la parte posterior del cuello se abre normalmente cuando la persona siente que tiene éxito y se adapta bien en su trabajo y se siente satisfecho con lo que hace. Si este es a la inversa y la persona siente que está disconforme con su vida probablemente se resista a dar lo mejor de sí ya sea porque se siente incómoda en su trabajo, porque le cueste adaptarse, etc. Fracasará y ocultará en el orgullo su falta de éxito. Probablemente se sentirá víctima de la situación y sentirá que la vida no le brindó la oportunidad de desarrollarse en lo que más anhelaba. Un punto fundamental en este chacra es el miedo al fracaso que bloquea el impulso de salir a buscar lo que tanto desea, es aplicable también no solo en el aspecto personal sino a las amistades personales y a la vida social en general. Al rehuir el contacto social, esta persona evita revelarse a si misma y sentir por una parte el temor de no gustar y por otra el orgullo y la competencia expresados en la afirmación "soy mejor que tú".

Como nuestros sentimientos de fracaso se originan en nuestro interior y lo proyectamos luego hacia los demás, evitamos a la otra persona para ahorrarnos el rechazo. Afrontar el riesgo de buscar la profesión que se desea, avanzar hacia lo que se añora y revelar los propios sentimientos al respecto, son una manera de liberar nuestros sentimientos y de abrir este chacra.



El tercer ojo está relacionado con la capacidad de visualizar y de entender conceptos mentales. Estos conceptos están relacionados con la realidad, el universo de la persona y la forma en que concibe al mundo y lo que puede o no esperar de él. Si este centro está bloqueado seguramente uno tendrá una imagen distorsionada y confusa del mundo y por lo general de índole negativa. La persona proyecta esas imágenes en el mundo para crear luego el mundo propio. Si este centro se encuentra con un cúmulo de energía atascada, las ideas creativas quedan bloqueadas porque la cantidad de energía que fluye es muy reducida. Si el centro es fuerte y gira en sentido contrario a las agujas del reloj, la persona generará ideas negativas muy fuertes.



El centro ejecutivo mental está centrado en la parte posterior de la cabeza y se asocia con poder llevar a la práctica las ideas creativas formuladas a través del chacra del tercer ojo. Si este chacra está abierto, entonces las ideas se materializan en el mundo físico, y si está cerrado el plan de llevar las ideas a cabo se convierte en fracaso. Cuando la persona tiene muchas ideas y pareciera como que ninguna de ellas da resultado es porque tiene el centro frontal abierto y el centro posterior cerrado. Al activar los chacras correctamente de tal manera que actúen los dos equilibradamente la persona podrá ver con claridad cuales son los pasos a seguir para lograr lo que desea realizar. Generalmente en este proceso surgirán diversos tipos de sentimientos como por ejemplo: "no puedo soportar una espera tan larga", "no quiero afrontar la responsabilidad de que suceda esto", "no quiero que esto se realice en un lapso tan largo", etc. Estos enunciados lo que demuestran es que probablemente a la persona le cueste encontrar el modo más sencillo de lograr las cosas en el mundo físico.



El centro de la corona está relacionado con la conexión que tiene la persona con su espiritualidad y la integración de todo su ser, físico, espiritual, emocional y mental. Cuando este centro está cerrado es muy factible que la persona no sienta esa unidad con el universo creador y si está abierto experimentará con mucha frecuencia su espiritualidad en forma personal y exclusiva ya que esta espiritualidad no se basa en conceptos dogmáticos ni se puede expresar con palabras, sino que se siente como un estado del ser, de trascendencia a lo infinito. Es poder sentirse "Uno" con el Universo Divino y sentir una plenitud total.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.