lunes, 20 de septiembre de 2010

El Anticristo

El Anticristo.



¿Qué debe entenderse por Anticristo?

Anticristo significa opuesto ó contrario a Cristo. En este sentido, todos los heresiarcas, pero muy especialmente los principales, como Arrio, Nestorio, Eutiques, Macedonio, Pelagio, Focio (...); todos los perseguidores de la Iglesia, y sobre todo los más crueles, como Nerón, Decio, Domiciano, Diocleciano, Juliano el Apóstata, Chosroes de Persia, Enrique VIII de Inglaterra y su hija Isabel; todos los impíos, todos los falsos filósofos, y principalmente los más famosos, cuya enumeración sería demasiado larga, han sido verdaderos Anticristos, puesto que han atacado a Jesucristo y su reinado, y pretendido abolir su culto sobre la tierra.

San Juan se refería ciertamente a ellos cuando decía a los fieles de la Iglesia primitiva: "Así ahora muchos se han hecho Anticristos, et nunc Antichristi multi facti sunt." (Epíst. I de San Juan, cap. II, vers. 18)

Pero todos los Anticristos pasados, presentes y futuros tienen un modelo y un tipo primario, que es Lucifer ó Satanás, jefe de los ángeles rebeldes, enemigo mortal de los hombres y adversario encarnizado de la gran obra de redención y de reparación que el Hijo de Dios vino a consumar en este mundo.

También tendrán un último discípulo y sucesor, que será un hombre como ellos, pero que los sobrepujará a todos en saber, en poder y en maldad. De este hombre se habla genéricamente cuando se pronuncia el nombre de Anticristo.

Así, pues, el Anticristo será un hombre lleno de malicia y de perversidad, que aparecerá en los últimos tiempos, y se servirá de su gran ciencia y de su poder extraordinario para perseguir y destruir, si fuese posible, el nombre cristiano sobre la tierra. El apóstol San Pablo, en su segunda Epístola a los de Tesalónica, le anuncia y le retrata cuando dice:

3. Y no os dejéis seducir de nadie en manera alguna: porque no será, sin que antes venga la apostasía, y sea manifestado el hombre del pecado, el hijo de perdición.

4. El cual se opone y se levanta sobre todo lo que se llama Dios, o que es adorado: de manera que se sentará en el templo de Dios, mostrándose como si fuera Dios.

8. Y entonces se descubrirá aquel perverso, a quien el Señor, Jesús, matará con el aliento de su boca, y le destruirá con el resplandor de su venida:

9. La venida de aquel es según operación de Satanás, en toda potencia, y en señales, y en prodigios mentirosos.

San Jerónimo, Santo Tomás y todos los teólogos y comentadores aplican este texto al Anticristo, que será, según la tradición cristiana, el más malo de los hombres, el más cruel de los tiranos y el más poderoso de los dominadores que hayan aparecido en el mundo.

¿Será el Anticristo un hombre verdadero?

Algunos doctores opinan, que el Anticristo será probablemente un ente de razón; la herejía, por ejemplo; la falsa filosofía u otro sistema religioso ó filosófico que ataque a Jesucristo, su persona, su Evangelio, y principalmente a su Iglesia, Católica, Apostólica, Romana; pero esta opinión ha sido refutada victoriosamente casi por la totalidad de los Santos Padres y de los teólogos que han dejado un célebre renombre en las ciencias eclesiásticas.

Además, esta opinión se encuentra en oposición con la tradición constante de los diez y ocho siglos de cristianismo, como lo afirma Bossuet, en su prólogo, sobre el Apocalipsis. "Independientemente, dice, de los pasajes del Apocalipsis, es indudable que debe reconocerse un último y grande Anticristo a la proximidad del último día. La tradición es constante acerca de esto, y yo espero demostrarlo con el célebre pasaje de la segunda Epístola a los de Tesalónica."

Este texto de San Pablo que acabamos de insertar integro, concuerda perfectamente con el cap. VII de la Profecía de Daniel, y con el XIII del Apocalipsis.

Ahora bien, estos tres pasajes, tan notables, han sido interpretados por la creencia de todos los siglos cristianos de tal manera, que no puede dudarse de que el Anticristo deberá ser un hombre verdadero. Por esta palabra, pues, no es posible expresar y significar una grande herejía o la propagación de una doctrina impía y opuesta radicalmente a la revelación divina. Las palabras de los libros sagrados señalan, indudablemente, a un hombre que quiere, obra y domina; que ataca a Dios, combate su culto, y recibe, por último, el terrible castigo que merecía por sus obras de falsedad y de iniquidad.

He aquí los textos del Profeta Daniel y del Apocalipsis, que según la mayor parte de los comentadores, se refieren al Anticristo.

23. Y dijo: La cuarta bestia será el cuarto reino en la tierra, que será mayor que todos los reinos, y devorará toda la tierra, y la hollará y desmenuzará.

24. Y las diez astas de su reino serán diez Reyes: y se levantará otro después de ellos, y éste será más poderoso, que los primeros, y derribará tres Reyes.

25. Y hablará palabras contra el Excelso, y atropellará los Santos del Altísimo: y pensará poder mudar los tiempos y las leyes, y serán puestos en su mano hasta un tiempo y dos tiempos, y mitad de un tiempo.

26. Y se sentará el juicio para quitarle el poder, y que sea quebrantado y perezca para siempre. (Profecía de Daniel, cap. VII.)

1. Y vi salir de la mar una bestia que tenia siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cuernos diez coronas, y sobre sus cabezas nombres de blasfemias.

2. Y la bestia que vi, era semejante a un leopardo, y sus pies como pies de oso, y su boca como boca de león. Y le dio el dragón su poder y grande fuerza.

3. Y vi una de sus cabezas como herida de muerte, y fue curada su herida mortal. Y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia.

4. Y adoraron al dragón que dio poder a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién hay semejante a la bestia? ¿Y quién podrá lidiar con ella?

5. Y le fue dada boca con que hablaba altanerías y blasfemias, y le fue dado poder de hacer aquello cuarenta y dos meses.

6. Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar su nombre, y su tabernáculo, y a los que moran en el Cielo.

7. Y le fue dado que hiciese guerra a los santos, y que los venciese. Y le fue dado poder sobre toda tribu, y pueblo, y lengua, y nación.

8. Y le adoraron todos los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos en el Libro de la vida del Cordero, que fue muerto desde el principio del mundo. (Apocalipsis, cap. XIII.)

El Anticristo actual.

El Antipapa/Anticristo visto en el Vaticano por dos videntes.

Desde Argentina. Mensaje de Emilio Boragina, Viernes 26 de octubre de 2001.

“La información me fue dada en reserva por dos hermanas que estuvieron en Roma... En el mismísimo Vaticano vieron en persona al cardenal que quiere asumir el papel de Antipapa para dividir a la iglesia y luego derrumbarla. ... ya entró por las grietas del Vaticano... Sus características físicas son: estatura mediana, regordete, amable, pelo lacio oscuro, piel moreno claro, un poco más de cincuenta años. ... Se le ve con una presencia de una persona muy fuerte ... y ... a su lado se desprende una energía negativa tremenda.”

Entrevista a Christina Gallagher (Irlanda), del libro “Las visiones y profecías de una nueva mensajera de la Virgen María” de Thomas W. Petrisko, editado en 1995 en Nueva York:

“El director espiritual de Christina Gallagher asegura que su dirigida ha visto al Anticristo. A la mística irlandesa se le ha mostrado un hombre de alrededor de 50 años (nota de María Mensajera: escrit en 1995) “parecido a un obispo” y que “desborda sensaciones de horror”. “Su rostro es macilento. Lleva el cabello, de color muy negro, cortado casi a rape. De cara redonda con facciones muy marcadas, sus ojos son sumamente oscuros. Es de anchas espaldas. Su mirada es penetrante y avasalladora, muy poco común. Nunca sonríe. Parece sacerdote u obispo... Es un hombre como de 50 años de edad, de cara redonda, un tanto calvo pero con el cabello restante muy negro, corto y bien peinado.”

Fuentes:

http://www.etika.com http://www.geocities.com/mariamensajera/ http://www.infogenocio.com/mariamensajera

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.